글로버메뉴 바로가기 본문 바로가기 하단메뉴 바로가기

논문검색은 역시 페이퍼서치

스페인어문학(구 서어서문연구)검색

Estudios Hispanicos


  • - 주제 : 어문학분야 > 서반어문
  • - 성격 : 학술지
  • - 간기: 계간
  • - 국내 등재 : KCI 등재
  • - 해외 등재 : -
  • - ISSN : 1738-2130
  • - 간행물명 변경 사항 : 서어서문연구(~2004) → 스페인어문학(2005~)
논문제목
수록 범위 : 8권 0호 (1995)
6,600
키워드보기
초록보기
En este trabajo, registro unos feno′menos morfolo′gicos, le′xicos y sema′nticos del papiamento arubano, lengua criolla basada en el castellano y del chamorro de las islas marianas donde utilizan muchos hispanismos. Los materiales lingu¨i′sticos presentados aqui′ se recogieron, consultando a las obras de Rodolfo Lenz, Mario Dijkhoff y E.R.Goilo, a trave′s de las encuestas directas que realice′ a muchos infomiantes de Aruba y Guam. Y los morfemas y palabras citados en este trabajo son una recoleccio′n sacada de varios diccionarios, textos y diarios. Este trabajo tiene como objetivo informar sobre las caracteri′sticas de las lenguas criollas o mixtas y analizar su sistema gramatical y lexicolo′gico para hacer estudios contrastivos de una con otra o con sus lenguas-substrato, superestrato y estrato ba′sico. En e′ste no pretendo plantear una nueva teori′a, sino proponer un modelo de metodologi′a contrastiva mediante unos elementos hispa′nicos y presentar unos ejemplos que nos ofrezcan algunas pruebas posibles para que en el futuro los interesados puedan observar y examinar el proceso de nacimiento y evolucio′n de las lenguas del mundo. La estractura de este trabajo es como sigue. I. Pro′logo II. Datos histo′ricos III. Origen y caracteri′sticas generales de ambas lenguas IV. Aspecto morfolo′gico y le′xico del papiamento. -arti′culos -morfemas verbales -formacio′n de palabras -conjunciones -cambio sema′ntico -numerales V. Aspecto morfolo′gico y le′xico del chamorro -arti′culos -morfemas verbales -cambio sema′ntico -preposiciones -formacio′n de palabres -numerales VI. Contraste

' 단어 ' 동사 " creer " 와 법의 교호

김한상 ( Han Sang Kim )
6,400
키워드보기
초록보기
La pole′mica en torno a la alternancia modal en las completivas del verbo creer parece haber llamado la atencio′n no so′lo de los estudiosos de hoy di′a sino tambie′n de los autores de grama′tica tradicional. Dentro del a′mbito del ana′lisis sema′ntico-pragma′tico del modo, el verbo creer puede pertenecer al grupo de verbos que permite la alternancia modal tanto en las completivas negativas como en las afirmativas, aunque hay algunos que to clasifican dentro del grupo de verbos que permiten la alternancia modal so′lo en las negativas a interrogativas. Para explicar la alternancia modal de las completivas afirmativas del verbo creer, hemos revsado, primero, los ana′lisis pragma′ticos y hemos podido ofrecer respuestas satisfactorias para las completivas negativas a trave′s del restablecimiento del rango de la negacio′n que se habi′a dejado de lado en estudios anteriores. Para las completivas afirmativas, hemos consultado estudios que describen el uso del subjuntivo en contextos que requieren matices de cortesi′a y los hemos aplicado en las completivas del verbo creer dictaminando tal use como uno que forma oposicio′n de `probabilidad` con cantare′, cantari′a exclusivamente, en contextos cuyo sujeto es de primera persona, explica′ndose asi′ los dema′s contextos de alternancia modal mediante el criterio pragma′tico de aplicacio′n general. De todo esto podemos sacar la conclusio′n de que el verbo creer es uno de los que permiten la alternancia modal en las completivas y a la vez, particularmente en los contextos de primera persona puede expresarse en subjuntivo matiz de cortesi′a formando oposicio′n con los tiempos de indicativo de `probabilidad`.

우리는 어느 스페인어를 가르치고 있는가 ?

유해명 ( Hae Myoung Yu )
5,100
키워드보기
초록보기
Hay gentes que creen que existen buenas o malas lenguas desde el punto de vista de su pureza, belleza, lo′gica, facilidad de pronunciacio′n o mayor aproximacio′n al lati′n o al griego que han sido consideradas como lenguas de prestigio en Europa por su literatura y su influencia en la cultura europea. Sin excepcio′n ha habido nociones similares en el mundo hispa′nico. El ilustre lingu¨ista espan~ol. Navarro Toma′s (1980) dice que el mejor espan~ol (norma general de buena pronunciacio′n) era el que se habla en la Universidad de Madrid. Tambie′n hay otro lugar donde se habla un espan~ol puro: el de Colombia, del Nuevo Continente. No so′lo Navarro Toma′s, sino tambie′n muchos hispanohablantes lo han crei′do asi′. Sin embargo, es curioso que casi no existan hispanohablantes de Ame′rica Latina que ensen~an el espan~ol castellano a sus hijos. Por un prejuicio generalizado, no es nada sorprendente que la mayori′a absoluta de los hispanistas coreanos suelan it a Madrid y regresen a Corea para luego ensen~ar el mejor espan~ol del planeta a los coreanohablantes en universidades coreanas. El espan~ol es una de las lenguas hijas del lati′n vulgar (sermo vulgaris) del pueblo inculto comparado con el lati′n cla′sico (sermo urbanus). En las comedias de Plauto (hacia 254-184 a. C.) algunos personajes reflejan al "hombre de la calle" (Lathrop, 1986). Es evidente, asimismo, que tampoco existen buenas o malas lenguas desde el punto de vista lingu¨i′stico. Estas falsas nociones provienen principalmente del a′rea extralingu¨i′stica tales como poli′tica, economi′a, cultura, etc. Si lo consideramos asi′, el castellano de los siglos XVI-XVII deberi′a ocupar el lugar privilegiado del mejor espan~ol de la tierra por la sencilla razo′n de que el imperio espan~ol dominaba el mundo tras la consumacio′n de la Reconquista (1492), el descubrimiento de Ame′rica (1492), el triunfo histo′rico en la guerra naval de Lepanto (1571), y la literatura esparn~ola gozaba de su auge, el Siglo de Oro, como asi′ se ha llamado al peri′odo esple′ndido entre 1580 y 1640, con la aparicio′n de Cervantes, Go′ngora, Lope de Vega, y Quevedo. Adema′s, se crei′a en aquel entonces que el espan~ol era la lengua para hablar con Dios (Carlos V, s. XVI). II. El punto de vista fone′tico-sinta′ctico Es bien sabido que en Hispanoame′rica no se usa la la 2^a persona plural (vosotros/as) sino la forma ustedes, la 3^a persona plural. Adema′s, en casi todos los libros publicados en Estados Unidos(Sole′ y Sole′, Dalbor, Terrell y Barrutia) se limita mencionar aque′lla y tampoco se ensen~a en las principales universidades debido a que esta′ en desuso completo en el espan~ol americano. Segu′n Carranza (1992), la pronunciacio′n interdental /th/ no existe en coreano, ni tampoco en todas las a′reas dialectales del espan~ol americano, y esta′ reducido al espan~ol castellano. El ceceo no es aceptado como pronunciacio′n correcta en la lengua espan~ola. Por lo tanto, en el teatro y la novela usan con frecuencia "el ceceo como recurso co′mico, presenta′ndolo con el cara′cter de un rudo dialectalismo o como una chocante anormalidad". Razo′n por la cual, el seseo es una pronunciacio′n ma′s recomendable que la del ceceo. Con respecto al llei′smo/yei′smo, continu′a diciendo, el yei′smo es el feno′meno de mayor frecuencia entre los hispanohablantes. Y la minori′a distingue los dos mientras la mayori′a absoluta de los hispanohablantes ya no los distingue y los ha igualado. Por lo tanto, no es justo exigir a los que aprenden el espan~ol como segunda lengua. III. Los puntos de vista comercial y demogra′fico Al comparar el volumen de la exportacio′n de Corea a Espan~a y a Ame′rica Latina durante los u′ltimos 5 an~os, el volumen de la exportacio′n a Ame′rica Latina ha sido casi 10 veces mayor que el de la exportacio′n a Espan~a (KOTRA). Esto indica que desde el punto de vista comercial deben considerarse superiore

Notas sobre el foco y el modo

김은경 ( Un Kyung Kim )
6,000
키워드보기
초록보기
Existen muy pocas opiniones sobre las interrelaciones entre el foco oracional y su intervencio′n en la alternancia modal del espan~ol. Los que abogan por la interdependencia del foco con el modo creen en la oposicio′n modal del indicativo y subjuntivo la validez de la dicotomi′a de `lo real` y `lo irreal`, `asercio′n` y `presuposicio′n`, `rema` y `tema` a incluso, `lo focalizable` y `lo no focalizable`. A lo largo de este trabajo, hemos intentado explicar las posibles relaciones del foco, elemento pragma′tico, con el modo, y hemos llegado a la conclusio′n de que estos dos factores de diferente i′ndole no forman sino simplemente relaciones indirectas. En el proceso de revisio′n de una serie de teori′as sobre el foco y el modo hemos llegado a establecer la hipo′tesis de que el foco normalmente constituye informacio′n asertiva. De esto puede deducirse de que el foco se representa mediante formas de indicative por ser e′stas, en la mayori′a de los casos, informacio′n asertiva. Creemos que esta deduccio′n no es del todo cierto pero es sumamente convincente, porque aunque hay casos en que las oraciones completivas, siendo focos, se construyen en subjuntivo, el subjuntivo registrado, en su mayori′a, constituye los llamados contextos de imperative situacional que deben de ser tratados per aparte por presentar una funcio′n lingui′stica diferente. Mediante este trabajo hemos efectuado una revisio′n de las posibles relaciones entre el foco y el modo y lo que hemos llegado a comprobar ha sido la validez de nuestra hipo′tesis de que el foco conlleva informacio′n asertiva y, como consecuencia, el foco y el mode no forman relaciones directas.
6,700
키워드보기
초록보기
Ha sido un tema muy espinoso estudiar las construcciones de lo espan~ol. Los grama′ticos de la lengua espan~ola todavi′a no han llegado a una conclusio′n aceptada respecto a la naturaleza sobre lo espan~ol, ya que han presentado sus opiniones. Esta categori′a particular ha sido considerada como arti′culo neutro unas veces, o como pronombre neutro otras veces. Este trabajo trata de estudiar, desde el punto de vista sinta′ctico, la construccio′n de lo espan~ol en (1) -lo bello, lo de Juan, lo poeta, lo ma′s pronto posible, lo fuertes que eran, lo bien que cantan- para definir su naturaleza. Y nos dara′ una explicacio′n clara y amplia sobre el tema, especialmente a los coreanohablantes, porque no existe la categori′a arti′culo en su lengua. En primer lugar se han revisado las principales teori′as sobre lo espan~ol en la grama′tica espan~ola: la teori′a de nominalizacio′n, la teori′a de pronombre, la teori′a de elisio′n y la teori′a de transposicio′n y elisio′n. Pero estas teori′as no pueden interpretar coherentemente las construcciones de lo espan~ol a un nivel satisfactorio. En segundo lugar, para definir la naturaleza de lo espan~ol, consideramos muy valiosa la teori′a de distribucio′n porque la distribucio′n, unas veces, puede funcionar con eficacia. Este trabajo ha adoptado la teori′a de distribucio′n como marco teo′rico. Muchos criterios diferentes se han usado para decidir cua′l es la categori′a del lo espan~ol: ¿arti′culo o pronombre? Los criterion son la independencia sinta′ctica de lo, la funcio′n sinta′ctica de lo, la distribucio′n de lo en forma de un cli′tico, la distribucio′n de lo con todo, la distribucio′n de lo en los comparativos, el cara′cter sema′ntico en la construccio′n lo+adjetivo, la sustitucio′n de lo por pronombre interrogativo, el ana′lisis de la construccio′n lo cual, el ana′lisis de la construccio′n lo+sustantivo, el ana′lisis de la construccio′n lo+adjetivo/adverbio+que, y el cambio diacro′nico de la construccio′n lo. En tercer lugar, la distribucio′n de lo en (1) resulta diferente, en cada criterio, de la distribucio′n ti′pica de lo pronominal. Este resultado manifiesta que existen dos construcciones diferentes de lo espan~ol. Una es la construccio′n del arti′culo neutro lo, y otra es la construccio′n del pronombre neutro lo. Las construcciones de lo en (1) son las ti′picas de la primera construccio′n. Por u′ltimo, concluimos que las construcciones de lo en (1) pertenecen a la construccio′n del arti′culo nuetro, no a la del pronombre neutro.
6,800
키워드보기
초록보기
En este arti′culo creemos que la construccio′n Cli′tico-Doblado constituye, de acuerdo con la propuesta de Torrego(1990, 1991), el SD de Abney(1987) y que dicho SD se licencia y se idetifica en la posicio′n del argumento interno del verbo. La razo′n por la que la construccio′n CL-Double no se usa con el objeto acusativo no animado se debe, creemos, a que la preposicio′n expletiva `a` casi no se emplea ante el objeto no animado, lo que es uno de los feno′menos de la Forma Fone′tica. El segundo problema que nos interesa es por que′ dicha construccio′n debe emplearse obligatoriamente para el pronominal y se emplea opcionalmente para el sustantivo. Nuestra idea reside en que el pronominal aparece licenciado en la posicio′n [Espec, SD] debido a la Fuerte Concordancia Espec-Nu′cleo. En caso del sustantivo, este Doblado puede aparecer tanto en [Espec, SD] como en la posicio′n de complemento del SD. Cuando aparezca en [Espec, SD] se emplea la construccio′n Cli′tico-Doblado como se ve en algunos dialectos del espan~ol como el de Madrid. Cuando el pronominal escueto se usa como Doblado se licencia obligatoriamente en [Espec, SD] debido a la Fuerte Concordancia Espec-Nu′cleo, asi′ pues el Cli′tico debe aparecer en el nu′cleo D para licenciar a identificar pro en la posicio′n de complemento. El tercer problema to constityue por que′ no puede aplicarse el Movimiento-Cu al Doblado acusativo, al contrario del Doblado dativo. Nuestra argumentacio′n ante este problema es que tanto el acusativo como el dativo no pueden trasladarse bajo el Movimiento-Cu, cuando aparezcan escuetos, porque ellos deben licenciarse en [Espec, SD], posicio′n desprovista de Caso, antes de Materili′cese(Spell-Out). Asi′ pues si movieran bajo el Movimiento-Cu deberi′a violar la Condicio′n de Cadenas debido a la falta de caso de su huella. La razo′n por la que el Doblado dativo parece moverse bajo el Movimiento-Cu es porque la mayori′a de los casos del Doblado dativo aparece licenciado adjunto al SV en base. En este caso el Doblado puede moverse bajo el Movimiento-Cu sin violar el Filtro de Caso. Hay algunos casos en que el Doblado acusativo tambie′n aparece adjunto al SV en base, este Doblado si′ puede mover bajo el Movimiento-Cu. El u′ltimo problema que nos interesa es co′mo se traslada el Cli′tico bajo la Teori′a de Cotejo(Checking Theory). Como hemos observado en el pro′logo, el Cli′tico consta de un cara′cter de doble aspecto: tanto una palabra independiente como un afijo dependiente. Creemos que este cara′cter inge′nito debe reflejarse en su comportamiento sinta′ctico. Asi′ pues, nuestra idea es que el Cli′tico se mueve primero a [Espec, SCONCo], donde se acoteja su caso mediante la Concordancia Espec-Nu′cleo y luego se mueve adjunto al verbo que se encuentra en T o CONCs. Segu′n la argumentacio′n de Belletti(1994), este movimiento no viola la Condicio′n del Movimiento de Nu′cleo. En cuanto al comportamiento sinta′ctico del Cli′tico en la oracio′n del verbo infinitivo, nuestra posicio′n es muy similar a la propuesta de Kayne(1991). La ligera diferencia la constituye que el cli′tico mueve adjunto al nu′cleo T, no al T`.

주술관계문법에서의 술어 ( Predicado ) 의 위상

최종호 ( Jong Ho Choi )
5,700
키워드보기
초록보기
La Teori′a de la Predicacio′n (E. Williams(1980, 83), S. Rothstein(1985), entre otros), que aparece a principios de los an~os 80 dentro de la Grama′tica Generativa, intenta explicar las relaciones de predicacio′n desde el punto de vista sinta′ctico. Esta Teori′a consta de dos componentes, i.e., uno estnictural y otro conceptual: estructuralmente, segu′n ella, el sujeto y el predicado son ambos proyecciones ma′ximas que tienen relaciones estructurales de mando-C mutuo; y conceptualmente, el predicado es una categori′a abierta a incompleta en el sentido de que contiene un `hueco(tema′tico)` en el interior de si′ misma, y este hueco se debe conectar a un argumento(sujeto) para conseguir la `saturacio′n` o la predicacio′n. En este trabajo, criticamos esta Teori′a proponiendo que las condiciones estructurales y las concepciones de la predicacio′n presentadas por dicha Teori′a se han mostrado de′biles y difi′ciles de aceptar como principios independientes sinta′cticos de la Grama′tica Universal. En el capi′tulo 2, mostramos que cada componente de la Teori′a suscita unos problemas que no son compatibles tanto con la Grama′tica Formal en sentido general como con el desarrollo actual de la Grama′tica Generativa: por ejemplo, segu′n la Hipo′tesis del Sujeto Interno al SV, no existe tal hueco en el predicado convencinal, ni forma constituyente el predicado definido de tal manera: las condiciones estructurales parecen solamente un filtro sinta′ctico y no llegan al nivel del principio universal, etc. A continuacio′n, en el capi′tulo 3, consideramos la predicacio′n atendiendo fundamentalmente al nu′cleo predicativo y argu¨i′mos que las condiciones sobre la predicacio′n planteadas por la Teori′a se pueden derivar a partir de los pricipios generales e independientes que operan sobre la `proyeccio′n` y la `derivacio′n` de la predicacio′n: por ejemplo, la obligatoriedad del sujeto en la oracio′n, a partir de la realizacio′n de la funcio′n gramatical del sujeto (o la asignacio′n del Caso nominativo); y las condiciones estructurales de la predicacio′n, a partir del Ligamiento Vertical (o la satisfaccio′n) del papel tema′tico del nu′cleo predicativo.

스페인어 파생동사에 대한 연구

신자영 ( Ja Young Shin )
5,500
키워드보기
초록보기
El presente trabajo intenta estudiar, desde el punto de vista morfolo′gico, los procesos derivacionales de los tipos de verbos en espan~ol, en concreto, los verbos causativos y los transitivos. Al analizar los procesos derivacionales de dichos verbos, hemos revisado las dos propuestas existentes en el campo morfolo′gico. Por un lado, los linguistas Aronoff y Selkirk analizan la diferencia estructural de los dos tipos de verbos bajo el supuesto de que dicha diferencia se deriva del hecho de que la base seri′a la rai′z y la palabra. Dicho en otras palabras, estos autores piensan que la diferencia fundamental de las estructuras morfolo′gicas de los dos tipos de verbos radica en la cuestio′n del li′mite entre la base y el afijo. Por otro lado, los linguistas Siegel, Allen, Fabb, Kiparsky y Baker proponen que hay reglas especi′ficas que derivan los procesos morfolo′gicos, y que el orden de aplicacio′n de estas reglas esta′ regulado por elementos externos (es decir, no tratan el presente tema dentro del a′mbito de la morfologi′a en si′), suponiendo asi′ que las diferentes estructuras morfolo′gicas de los verbos causativos y transitivos son resultados de la siguiente cuestio′n: ¿en que′ nivel gramatical se aplican las reglas morfolo′gicas al formar dichos verbos? En nuestra opinio′n, estos verbos en cuestio′n pueden ser analizados de manera sistema′tica bajo la teori′a morfolo′gica, mediante la cual se puede describir y explicar adecuadamente los procesos de formacio′n de palabras.
5,100
키워드보기
초록보기
Hay mucha discrepancia en la delimitacio′n: Gili Gaya, Marcos Mari′n y Alcina Blecua incluyen entre las modales los denominados por la Grama′tica Acade′mica $quot;comparativos de modo$quot;. La R. A. E. establece una distincio′n entre ambos, basa′ndose en que las oraciones de modo se refieren a un adverbio o nombre de la oracio′n principal, mientras que las comparativas ponen en parango′n las dos oraciones. En la clasificacio′n de las oraciones circunstanciales adverbiales, Gili Gaya y Marcos Mari′n opinan lo mismo que R. Seco. Y e′ste trata de declarar la cuestio′n de afinidad de /como/ entre ambos cara′cteres. Pe′rez Rioja repite el mismo crietrio que R. Seco sin novedad. Respecto al modo, Alarcos Llorach y Herna′ndez Alonso esta′n de acuerdo con las teori′as ya existentes; sin embargo explican las comparatives de diferente manera: es decir, relaciona′ndolas con las coordinadas, asi′ como tambie′n las modales con las consecutivas. Por medio de esta consideracio′n, llegamos a definir: habri′a que incluir las comparativas en las coordinadas, y la existencia de un cuantificador podri′a ser una pauta entre el modo y la comparacio′n. Respecto a la elipsis del verbo en el miembro subordinado, los grama′ticos discrepan sobre si e′ste debe considerarse oracio′n o no, ya que las estructuras son las mismas con la salvedad de encontrarse el verbo callado. Pese a tenta discrepancia morfosinta′ctica, concluimos que so′lo hay una oracio′n en la que como actu′a con valor predeterminado.
키워드보기
초록보기
El personaje del texto teatral ya no es una copia sustancial de un ser, o una sustancia metafi′sica y psicolo′gica. Desde el punto de vista estructuralista, lo consideramos como unidad de la funcio′n compleja del sistema actancial en la estructura textual, al mismo tiempo que como figura reto′rica; tambie′n el personaje se incluye en el sistema actorial a igualmente consideramos al personaje como sujeto del discurso. Estudiamos con este bagaje metodolo′gico El Sen~or de Pigmalio′n de Jacinto Grau partiendo de cuatro enfoques: el actante, el actor, el funcionamiento metoni′mico y metafo′rico, y el personaje como sujeto del discurso. El actante se puede corresponder con un personaje individual, un personaje colectivo, un ser inanimado e incluso un ente abstracto. En la obra, como consecuencia de los esquemas actanciales trazados, podemos concluir lo siguiente: hay un choque violento entre el sujeto y el oponente casi sin ayudante, lo que significa el aislamiento del sujeto y su destino individual. Si el sujeto es Pigmalio′n, siempre los mun~ecos desempen~an la funcio′n de oponente. El actor sintetiza los caracteres del personaje, constituye el sistema paradigma′tico en correlacio′n con otros personajes y cumplen su papel tema′tico por la lista del nombre, los rasgos distintivos, los rasgos fi′sicos de persona, y el rol. En El Sen~or de Pigmalio′n, el protagonista desea mejorar la raza humana por su personalidad egoce′ntrica y un excesivo orgullo; los mun~ecos tienen un rol codificado por el esquematismo de su cara′cter. El funcionamiento metoni′mico considera que como una correlacio′n o correspondencia que consiste en designar un objeto, con un nombre distinto en una relacio′n sintagma′tica -la relacio′n ligada por su pertenencia el tiempo y el espacio- que express la parte por el todo. El funcionamiento metafo′rico es una transformacio′n del significado o bien el significado sugerido del personaje en relacio′n paradigma′tica que selecciona un elemento entre los elementos significativos ligados por la referenda simbo′lica. En el ejemplo de Pigmalio′n observamos co′mo en e′l se nos muestra la meta′fora de Dios: quiere crear un superhombre. Los mun~ecos pueden aparecer como el funcionamiento metafo′rico de los humanos: de′biles, superficiales, avaros, vanidosos, caprichosos, malos, astutos, vulgares, ru′sticos, egoce′ntricos, etc., al mismo tiempo se constituyen en si′mbolo de la mecanizacio′n sin alma de cultura. El personaje como sujeto de discurso entendido como enunciador que expresa su ideologi′a a trave′s de sus intervenciones y presencias expresables en cifras, con lo cual podemos descubrir su importancia.
1 2 >